Nunca me imaginaría una boda religiosa tan divertida como la de esta jovén pareja. Verano, naturaleza, buen tiempo y mejores amigos hacen que sea una gran combinación para que no falten sonrisas.